Testimonio



Jorge Luis Ibarra

Director General. Consulting Network Group.

Habiendo dedicado la mayor parte de mi vida a la conceptualización, diseño y dirección de grandes proyectos transformacionales, tanto en el ámbito gubernamental como para grandes corporaciones internacionales, no puedo dejar de observar la importancia y la trascendencia de identificar con claridad y objetividad los problemas a resolver y las oportunidades capitalizables. Sin estas piezas, componentes fundamentales, pueden llevarse a cabo esfuerzos considerables sin tener claro qué es aquello con lo que se medirá su éxito y no solamente su ejecución. La estrategia y la planeación no pueden omitirse en los proyectos exitosos y con los que se maximice el valor económico y público de su realización. El análisis, la estrategia y la planeación de los proyectos, no pueden ser omitidos en los proyectos exitosos.

El segundo componente a observar, radica en un hecho incontrovertible respecto a la proporción considerable de los proyectos que fracasan, mayor al 70%, que son cancelados, que no llegan a sus objetivos, o de aquellos que alcanzándolos, conllevan mucho más tiempo y muchos mayores recursos a los originalmente previstos. Un concepto omiso resulta también la planeación falaz (fallacy planning) que representa aquella visión extremadamente optimista donde las actividades, la dotación de los recursos, las cosas que deben ocurrir se trivializan y donde los buenos deseos y la mejor de las perspectivas se imponen presuntamente sobre la realidad y esta última, como sabemos no otorga concesiones.

El tercer elemento, ya en el campo de la ejecución, acusa también una serie de componentes esenciales: la adopción de un marco metodológico sólido y probado, la calidad, la preparación y experiencia de los recursos humanos involucrados, para evitar desaciertos e improvisaciones y finalmente las herramientas de administración de proyectos que posibilitan la orquestación armónica de los esfuerzos frente a un conjunto de múltiples actividades que deben ser realizadas y encauzadas orgánicamente hacia un objetivo común.

Es en este último terreno, sin menoscabo de los puntos anteriores y muchos otros específicos que merecen atención, donde encuentro una valiosa aportación del equipo de Inoventi para posibilitar con sus productos y metodologías, proyectos que puedan conducirse al éxito. La probada experiencia de los profesionales que han articulado herramientas para este fin específico y la estructuración de sus capacidades, constituyen un activo que permite identificar y dar seguimiento no solo a la visión general de un proyecto sino a los detalles, los trabajos y resultados que deben producirse para asegurar el adecuado y oportuno seguimiento de factores que determinan su efectivo cumplimiento.

Inoventi ha creado una serie de recursos valiosos que permiten contar con una partitura donde se identifica a los participantes, sus aportaciones, sus plazos de ejecución y sus interrelaciones, proporcionando a los directores de proyectos los elementos para mejor cumplir su cometido.

Volver